Vettel resiste para vencer a Bottas en Bahréin

Sebastian Vettel soportó la presión de Valtteri Bottas para llevarse la victoria, Kimi Räikkönen atropelló a uno de sus mecánicos durante un pitstop, Lewis Hamilton contraatacó y hubo tristes instantes para Red Bull. El Gran Premio de Sakhir tuvo un poco de todo…
El de Heppenheim controló las circunstancias desde el arranque, pero la carrera se abrió una vez que Ferrari y Mercedes optaron por diferentes maniobras en sus primeras (y únicas) paradas. La Scuderia eligió los neumáticos soft, los de la estrella los medios. Mientras que estos últimos podrían llegar al final cómodamente, fue más difícil para el alemán, que debía alargar la vida de los mismos, lo que permitió al finlandés acercarse y proporcionar un tenso desenlace. En última instancia, Bottas se quedó sin vueltas y Vettel se aseguró su 49º triunfo en su participación 200º.
Hamilton realizó una notable remontada desde la novena posición —debido a una penalización de cinco casilleros por sustitución anticipada de la caja de cambios— para completar el podio. Sin embargo, sobrevino el desconsuelo por Red Bull, ya que Daniel Ricciardo y Max Verstappen se retiraron por diferentes razones minutos después del inicio de la prueba.
Vettel se alejaba desde la pole, con Bottas haciendo uso de la ventaja de comenzar en el lado limpio de la parrilla para adelantar a su compatriota en la curva 1 y ocupar el segundo puesto. El defensor del título, por su parte, no entraba en disputas al principio, Fernando Alonso lo sobrepasaba y luego era atacado por Verstappen. El neerlandés lanzó su Red Bull por el interior en el viraje uno y le concedió al británico el espacio mínimo, pero al sacarle de la pista, hicieron contacto y el RB14 sufría un pinchazo. Fueron unos momentos desastrosos (“brutalmente frustrante” como lo definió el director de equipo Christian Horner) para la compañía de bebidas energéticas cuando Ricciardo se veía forzado a abandonar por una avería eléctrica en su monoplaza, activándose el coche de seguridad virtual. El holandés regresó al garaje, pero aunque salió de nuevo, el daño causado por el reventón finalmente lo obligó a despedirse prematuramente, lo que provocó el primer doble retiro de los austriacos desde el Gran Premio de Corea 2010.
A la vez que se recuperaba la situación normal, Vettel se distanciaba de Bottas por delante de Räikkönen, Pierre Gasly y Kevin Magnussen (Haas).
Tras un comienzo lento, la actuación de Hamilton se reavivó cuando se quitó de en medio a tres vehículos a la vez, haciendo uso del DRS para rebasar a Alonso en la recta y luego a Esteban Ocon (Force India) y Nico Hülkenberg (Renault) que estaban peleándose al aproximarse a la primera variante. El campeón reinante del mundo se impuso al francés de Toro Rosso por el cuarto y en ese momento lo separaban 14 segundos del liderato.
El tetracampeón tudesco fue el primero, en la vuelta 18, en montar blandos, reincorporándose en cuarto lugar. Su coéquipier le siguió el giro sucesivo, imitando su táctica. El coterráneo de este acudió una rotación más tarde, pero Mercedes alteró el guión al instalarle compuestos medios. Hamilton se mantuvo en pista siete rotaciones más antes de rendir el liderazgo, deteniéndose a por Pirelli blancos y volviendo a unirse en la cuarta plaza.
En esta etapa, los de Brackley parecían dispuestos a aguantar hasta la meta, con los italianos potencialmente necesitando regresar a boxes. Este último resultó ser el caso de Räikkönen en la vuelta 36. Pero ocurrió un desastre cuando al SF71H se le autorizó partir con anterioridad a que la rueda trasera izquierda fuera sustituida, golpeando a uno de los operarios. Posteriormente se confirmó que sufrió doble fractura de tibia y peroné, derivando en el segundo lanzamiento en condiciones inseguras del fin de semana, adicionalmente al de los entrenamientos libres del viernes.
En la delantera, Vettel construyó una renta de 7,5s sobre Bottas, con Hamilton a 9,1 en el tercer emplazamiento. El defensor del título fue informado por su ingeniero que pensaban que el germano trataría de alcanzar la bandera a cuadros sin detenerse nuevamente. Con eso en mente, ordenaron al finés que comenzara a dar caza al teutón, entretanto los problemas de radio dificultaban la comunicación de su teammate con el muro de las flechas de plata, y el inglés hacía notar su malestar por la falta de información sobre la estrategia. Bottas redujo la brecha a 5,9 segundos con nueve vueltas restantes, y Vettel quejándose de que no estaba recibiendo asistencia de banderas azules mientras trataba de luchar a través del tráfico. Continuó recortando el déficit, llegando a un segundo, y por lo tanto, en rango de adelantamiento DRS, con dos giros para ofrecer un final dramático. A medida que se dirigían al primer vértice en la vuelta de conclusión, el nórdico efectuó un tímido ataque pero no estaba lo suficientemente cerca. La posibilidad de éxito desapareció y Vettel se aferró al trofeo. Hamilton cruzó la línea tercero, con Gasly terminando en un sensacional cuarto para darle a Honda su mejor resultado desde que regresó a la F1 y a Toro Rosso su décimo top-5.
Magnussen consiguió un impresionante quinto para Haas, por delante del RS18 de Hülkenberg con McLaren anotando dobles puntos por segunda cita consecutiva; Alonso, séptimo y Stoffel Vandoorne, octavo.
Marcus Ericsson (Sauber) fue noveno, con Ocon siendo recompensado por su implacable ofensiva sobre Carlos Sainz (Renault), arrebatándole el décimo y el punto final.

Por detrás, Brendon Hartley (Toro Rosso) y Sergio Pérez (Force India) fueron sancionados a posteriori por un malentendido en el trayecto a la formación de la salida.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *