Lunas de Urano se mueven en trayectorias de colisión

La luna de Urano, Cressida, muestra evidencias de que va a colisionar con otra luna del planeta, en este caso Desdémona

Una primera investigación en detalle realizada sobre la luna de Urano, Cressida, ha mostrado evidencias de colisión con Desdémona, no siendo este hecho un caso aislado.

Robert Chancia y Matthew Hedman, ambos miembros de la Universidad de Idaho, y Richard French del Wellesley Collegue, han publicado un artículo científico en arXiv, donde se detallan las investigaciones que han llevado a cabo, sobre estos indicios de colisión entre dos de los satélites de Urano.

Urano que es el séptimo planeta de nuestro sistema solar, y el tercero más grande, después de Jupiter y Saturno, es un gigante de hielo, en comparación con los dos gigantes gaseosos. Al mismo tiempo se ha encontrado que su atmósfera es la más gélida de todos los planetas que componen el sistema solar. Urano posee al igual que Saturno un sistema de anillos y cuenta además con veintisiete satélites.

La creencia de los astrónomos es que los satélites que orbitan el planeta son de masa muy baja en comparación con las lunas del resto de planetas, y según la última investigación realizada sobre ellos, algunos se encuentran en trayectoria de colisión, lo que los convertirán en pedazos.

Los investigadores también han informado que se encuentran estudiando al mismo tiempo los anillos del planeta, que se llaman Eta en su conjunto. Los científicos también han descubierto que tenían una órbita extraña, ya que ésta no era ni redonda ni circular. Siendo esta órbita más parecida a una especie de triángulo.

En otros estudios desarrollados sobre los anillos de Urano, se demostró que la órbita impar de los mismos, se debía al tirón gravitacional que ejerce la luna Cressida sobre ellos. El impacto gravitacional es exagerado, señalan los investigadores, ya que Cressida mantiene el ritmo de la órbita de Urano. Mientras que por otro lado, las partículas del anillo de Urano, se mueven más rápido que la luna. Este hecho da como resultado que sea la luna Cressida quien tira del anillo mientras pasa, lo que origina la forma orbital impar.

Gracias al tirón ejercido por Cressida sobre los anillos de Urano, el equipo investigador ha podido calcular su masa. Estos cálculos demuestran que la masa de Cressida es de alrededor de 1 parte entre 300.000 de nuestra luna. Y además Cressida cuenta con tan solo un 86 % de la densidad de agua, esto da como resultado que Cressida es un satélite poroso.

Al estudiar las órbitas de las lunas de Urano, se ha descubierto que Cressida se encuentra en el mismo camino que Desdémona, otra de las lunas de Urano, lo que implicará una colisión de ambos satélites. Desdémona se encuentra actualmente en una órbita de solamente 900 kilómetros de Cressida. Aunque para ver la colisión de ambos satélites habrá que esperar aproximadamente un millón de años, la gravedad de Cressida va a provocar que ambas lunas se vayan acercando lentamente hasta que choquen entre sí.

Los investigadores, también han descubierto que la colisión de Cressida y Desdémona, no es un caso aislado, ya que una situación parecida se vive entre otros dos satélites de Urano, en este caso se trata de Cupido y Belinda, que chocarán entre sí, un tiempo después de que lo hagan Cressida y Desdémona. Los investigadores han observado que el material de los anillos interiores que hay alrededor de Urano, parece ser probable que provengan de los restos del choque de otras lunas que fueron destruidas después de colisionar.

(Visited 101 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Ignacio Arias
Periodista | + posts




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *