Las muertes por selfie incrementan sus números

La palabra “selfie” es un término muy popular que en nuestros días cada vez se utiliza más y más. Según diferentes diccionarios de Oxford, dicha palabra se comenzó a usar entre el 2000 y el 2002, en un foro de Internet en Australia. Muchos expertos advierten que la RAE (La Real Academia Española) buscó usar el término “autorretrato a mano alzada” antes de aprobar el conocido término.

Sin embargo, ni mucho menos este afán por hacerse este tipo de fotos es nuevo. El primer autorretrato fotográfico se tomó en 1839 por el fotógrafo Robert Cornelius. Hoy en día, si no le explicas a todo el mundo qué estas haciendo a cada instante, no eres nadie en el mundo interactivo de las redes sociales, donde todo es muy efímero. Para muchos ya es casi una obligación, una obsesión, contar el más mínimo detalle de sus vidas en Internet. Cualquier cosa vale y si va con foto (o vídeo) mejor, mucho mejor: qué comemos, dónde estamos, con quién estamos…

No obstante, por desgracia esta moda ha traspasado su “frontera”, hasta llegar a límites insospechados y hasta…suicidas. Sí, evidentemente suena muy alarmante e incluso hasta exagerado, pero la realidad ha hecho que abramos los ojos. Hacerse un selfie ha pasado de ser una actividad fácil y masiva, a convertirse en un peligro que puede tener consecuencias fatales para los usuarios. Mucha gente no entiende por qué hacerse un selfie es peligroso y lo cierto es que, en el buen sentido de la palabra, utilizar un palo selfie para hacerse una de estas fotos tampoco es que lo sea. Ahora bien, cuando la persona que quiere hacerse esta “autofoto” está dispuesta a hacérsela en un sitio poco habitual y más bien arriesgado, el selfie se vuelve peligroso.

Según noticias de la CNN, el anhelo de una selfie muy popular puede llegar a provocar la muerte, si esto implica por ejemplo tomarte la foto en lugares o situaciones con algún tipo de riesgo como alturas elevadas, con animales peligrosos, carreteras o mientras conduces. Desde marzo de 2014, 127 personas murieron por intentar tomarse una selfie. De las cuales, 73 ocurrieron en los primeros ocho meses de 2016. En relación a esto, varios estudios han reflejado que los países que más “contribuyen” a esta muerte absurda son la India, con 76 muertes, Pakistán con 9 y USA con 8. Sin embargo, en la lista entran otros países como China, Portugal o España.

Por desgracia, la media de edad de este tipo de víctimas es de 21 años. Debemos tener en cuenta que el 30% de estas fotos que hay en las redes están hechas por personas entre 18 y 24 años. En relación al género, la mayoría de estas muertes (en un 75%) son de hombres. Es cierto, que las mujeres tienen un porcentaje mucho más elevado que los hombres a la hora de hacerse selfies. Entonces, ¿por qué muere más el género masculino? La sencilla razón reside, sin entrar a generalizar, que muchas mujeres buscan este tipo de fotos para resaltar aspectos como la belleza o la moda; en cambio, los hombres suelen ser más arriesgados, queriendo demostrar por ejemplo su valentía. Así, diversos estudios han mostrado que ellos son más propensos a tomar más riesgos que ellas en, este “arte de la autofoto”.

Por otro lado, se conocen las estadísticas de las causas más frecuentes por “muertes por selfie”. La primera de ellas es por caída desde las alturas (ya sean edificios, puentes…), seguida muy de cerca por ahogamiento. En tercer lugar se encuentran los atropellos por trenes. Más infrecuentes, aunque reales, son las muertes por bombas o por ataque de un animal. En 2015 hubo más muertes por selfies que por ataques por tiburón. Pero, además, en las 127 muertes registradas desde 2014 hubo 24 accidentes grupales. Es decir, que varias víctimas perecieron en un mismo evento. Es el caso de 10 jóvenes que navegaban en lago Mangrul en India, y el bote en el que iban se volcó cuando intentaban tomarse una selfie. Siete de ellos murieron.

Se conoce que en España se registraron muertes de personas que se estaban haciendo un autorretrato con sus teléfonos móviles. La joven polaca Sílvia R.A., de 25 años, falleció en Sevilla al caer desde el puente de Triana. En Sitges, un grupo de hombres de entre 44 y 49 años salió al balcón de su casa para hacerse una foto de grupo, y se apoyaron en una barandilla que cedió. Tres de los cinco afectados quedaron heridos de gravedad. Y en Jaén, un chico de 21 años pereció electrocutado, al tocar la catenaria (la línea aérea de alimentación que transmite energía eléctrica) cuando subió al techo de un vagón de tren.

Entre los casos más raros o extraños por este posado de fotos, se dio el suceso de un español de 32 años, muerto cuando acabó degollado por un toro, mientras intentaba hacerse una selfie en un encierro celebrado en Villaseca de la Sagra (Toledo). O por ejemplo, el caso de Óscar Otero, un mexicano de 21 años a quien le encantaba colgar en las redes sociales fotos suyas con armas. Se disparó (aparentemente, por error) posando con una pistola. También se destaca la historia de un piloto que llevaba una avioneta Cessna, que se estrelló en E.E.U.U. Perdió el control del aparato, mientras manipulaba su móvil. Sin embargo, uno de los casos que más impactó a la sociedad fue el de la rusa Xenia Ignatyeva, una chica de 17 años que cayó de un puente cuando intentaba hacerse una foto en 2014. Al precipitarse al vacío, se agarró a un cable que la electrocutó provocándole la muerte instantánea. Estaba practicando skywalking, una modalidad selfie popularizada por jóvenes rusos que suben, sin permiso ni medidas de seguridad, a rascacielos, puentes y edificios emblemáticos de gran altura, para lograr la fotografía más impactante.

Cuando se dieron este tipo de casos, el Ministerio Interior Ruso advirtió en un comunicado que “Ni un millón de ‘me gusta’ en las redes sociales valen tanto como tu vida y tu bienestar”, país donde se han registrado varias muertes por este fenómeno. Hay muchas formas de morir, pero hace unos años hubiera resultado imposible imaginar que la gente falleciese por tratar de fotografiarse a sí misma y en estas circunstancias. Se espera que el número de muertes por esta causa no se incremente, y que estos sucesos sean suficiente advertencia para aquellos que tengan en mente hacerse un selfie de muerte.

(Visited 133 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

María Pelegrín
Periodista | + posts




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *