Las 43 piezas llegan al Monasterio de Sijena tras una mañana de tensión frente al Museo de Lleida

Los camiones que transportan las 43 obras del Monasterio de Sijena acaban de llegar a las puertas del mismo procedentes del Museo de Lleida, según ha informado el Gobierno de Aragón. En total, se reciben 43 de las 44 piezas ya que la consejera de Educación, Cultura y Deporte de la Comunidad, Maite Pérez, ha indicado que se ha extraviado una de ellas, según han comprobado los técnicos que se han encargado del embalaje.

La comitiva, un camión blanco con las obras, ha sido recibida a las puertas del monasterio por la consejera de Cultura del Gobierno de Aragón, Maite Pérez, y el alcalde de Villanueva de Sijena, Alfonso Salillas. Y entre aplausos, vítores, cánticos y mucha emoción de decenas de vecinos que habían sido citados por el Ayuntamiento a través de un bando móvil “para recibir los bienes”.

La consejera ha declarado que “éste es un día absolutamente histórico para Aragón. Hoy se hace justicia en el sentido más estricto de la palabra, y se hace justicia a una reivindicación social de la constancia y la humildad que caracteriza a los aragoneses por la defensa de su patrimonio”.

Después ha informado de que un lienzo del siglo XVIII no regresaba al no haber sido encontrado por los técnicos desplazados al museo. Otras piezas están en mal estado hasta el punto de que “será difícil recuperarlas”. Estas incidencias se han hecho constar en acta y se abrirán los correspondientes expedientes por ello. Pérez ha recordado que en el anterior lote, entregado el año pasado, también faltaban dos piezas.

El tesoro de Sijena ha sido recibido con muestras de alegría y júbilo por los vecinos, que entienden que “son sus obras”, y que algunos salvaron del fuego en 1936 cuando una columna anarquista incendió el monasterio al comienzo de la Guerra Civil.

“Hoy es un día muy importante. Siempre confié en su regreso, en que podíamos demostrar que esto fue una sinrazón y que los bienes desaparecieron del monasterio premeditadamente”, ha declarado Salillas, visiblemente emocionado entre lágrimas y abrazos de sus vecinos. “Yo he vivido esto desde mi infancia. Las obras salieron del monasterio cuando apenas contaba nueve años y ahora, con 57, las veo regresar”.

Las estancias del monasterio están preparadas para albergar las piezas. De hecho el mobiliario para exponerlas lleva seis meses instalado, desde el pasado mes de julio, coincidiendo con el último plazo de entrega incumplido por las instituciones catalanas.

Se expondrán en la salas de los antiguos dormitorios del cenobio, donde ya se exhiben las 51 obras entregadas en julio de 2016. Para acondicionar el recinto el Gobierno de Aragón ha invertido unos 400.000 euros y están programados otros tantos para instalar un sistema definitivo de climatización.

Sin embargo, tendrá que pasar aún cierto tiempo para que puedan ser visitadas, pues se quiere establecer un discurso expositivo mediante paneles y documentación de cada una de las piezas y no se descarta que se tengan que realizar labores de restauración en algunas.

Igualmente también se ha actuado en la Sala Capitular del monasterio a la espera de que sean entregadas las pinturas mural románicas del siglo XIII que se encuentran expuestas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Según el alcalde, “a partir de mañana tendremos que mirar al Juzgado número 2 de Huesca” que lleva el caso de esas pinturas y que hace unos días ha reactivado el proceso judicial. “Ahora lo veo más fácil. Aragón tiene los derechos de propiedad y en este caso solo se trata de levantar un depósito”, indicó Salillas.

Tensión en Lleida

Las primeras obras de arte del monasterio de Sijena (Huesca) han comenzado a salir pasadas las 12.15 horas del Museo de Lleida, en medio de las protestas de los centenares de personas concentradas fuera del edificio.

El traslado vivió momentos de tensión entre los cerca de 300 independentistas que protestan a las puertas del museo y los Mossos d’ Esquadra. Los agentes han empezado a desalojar por la fuerza a los separatistas que intentan impedir el traslado de las 44 obras de arte sacro.

Ha habido porrazos, muchos empujones e identificaciones por parte de los agentes hacia los concentrados en la entrada del Museo de Lleida. Al menos una persona ha sido atendida por un ataque de ansiedad.

Los Mossos mantuvieron un importante despliegue alrededor del museo, con una docena de furgonetas y tienen controlado todo el perímetro. Su apoyo a los técnicos de Aragón así como su intervención para desalojar por la fuerza a los manifestantes han provocado que los independentistas arremetieran contra ellos con gritos de “vergüenza”, “España os trata como a perros” o “también son catalanes”, cuando forcejeaban o hacían uso de las porras”.

Entre los concentrados se encuentran directores de museos de toda Cataluña como muestra de apoyo al centro de Lleida.

Los técnicos del Gobierno de Aragón que van a proceder a la devolución de las obras de arte sacro de Sijena se han presentado en el Museo de Lleida alrededor de las 3.30 de la mañana para evitar el bloqueo independentista, que había convocado concentraciones de protesta desde las 7:30 de la mañana, media hora antes de la hora en la que supuestamente debían llegar los expertos. Se calcula que el proceso de catalogación y embalaje de las obras que irán a Sijena durará unas siete horas.

Los independentistas hablan de “botín de guerra”

Desde primera hora de la mañana, representantes de los partidos independentistas también han secundado las manifestaciones para sumarse a las protestas y denunciar que el Gobierno ha utilizado el artículo 155 para llevarse ahora un “botín de guerra”. El alcalde socialista de Lleida, Àngel Ros, que ya estuvo anoche en el museo, ha acudido a primera hora para interesarse por la situación pero ha tenido que abandonar el lugar con celeridad para rebajar la tensión después de que fuese increpado e insultado por los manifestantes independentistas.

Aprovechando la coincidencia con la campaña electoral, los representantes de ERC, Junts per Catalunya y la CUP han esgrimido la entrega de las obras como un agravio más con el que hacer campaña a favor de la independencia y, sobre todo, para desgastar al PSC, al que se ha acusado de ser “cómplice” del “expolio” de hoy. Así, tanto los políticos como los manifestantes han cargado las tintas contra el alcalde Ros pidiendo su “dimisión”.

El diputado de ERC Joan Tardà ha señalado que lo que ha sucedido es “un ejemplo de lo que le puede ocurrir en Cataluña en el caso de que los partidos políticos que han legitimado y avalado el artículo 155 ganasen las elecciones”. Muy indignado, ha criticado que esto es un “atropello”, una “vergüenza” y “un ataque e insulto a la inteligencia”. “Intentan arrasarnos”, ha dicho. El diputado ha despreciado la sentencia judicial por ser “ominosa”.

Por parte de Junts per Catalunya, Antonio Castellá ha denunciado que la aplicación del 155 está siendo el instrumento del “nacionalismo español” para imponerse “por encima de todos los principios democráticos, de derechos humanos y ahora culturales”. “Prefieren que estas obras se malmetan pero que sean españolas a que estén en territorio catalán”, ha incidido. Además, ha denunciado que el alcalde de Lleida es un “hipócrita” por ser “cómplice” de esta situación.

La cabeza de lista de la CUP por Lérida, Mireia Boya, ha denunciado que los técnicos han venido a por un “botín de guerra”. En su opinión, la intención del Gobierno está siendo la de “humillar” y “seguramente continuar con este expolio cultural”. Boya ha deseado que esto pase factura a los partidos constitucionalistas y ha confiado que así será. En todo caso, ha pedido a la gente “no olvidar” esto el 21-D. Sobre Ros, le ha exigido no pasear su “cinismo” porque es uno de los “responsables” del artículo 155.

En una línea muy similar, el ex presidente Carles Puigdemont ha dicho desde su cuenta de Twitter que, “aprovechando un golpe de Estado”, se está realizando un “expolio” en el Museo de Lleida “con nocturnidad y utilizando una policía militarizada”.

Los técnicos han llegado en una decena de coches de la Guardia Civil para proceder a la catalogación de las 44 obras de arte sacro que serán entregadas hoy formalmente por el Museo de Lleida y en cumplimiento de la sentencia judicial del juzgado de primera instancia número 1 de Huesca.

Según el Gobierno de Aragón, con la actuación de hoy se cumple el mandato judicial: “En todo momento habíamos requerido que, en caso de que no se produjera la devolución, poder venir nosotros a recoger los bienes, tal y como está sucediendo, y se está cumpliendo escrupulosamente el plan de trabajo que había planificado el Gobierno de Aragón”.

Un litigio de hace décadas

La llegada de las obras ha puesto fin a un litigio que se remonta a 1995, cuando el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena alertó de que 97 valiosas piezas habían sido vendidas a la Generalitat por las monjas del monasterio. El Gobierno de Aragón reclamó en 1997 dicho patrimonio y solicitó ejercer el derecho de retracto y tanteo, es decir, poder comprar las obras por el mismo valor en que fueron vendidas. La Generalitat de Cataluña recurrió al Tribunal Constitucional por un conflicto de competencias, iniciándose así un largo proceso judicial.

Finalmente, un juzgado de Huesca declaró en 2015 nulas dichas ventas, realizadas en 1983 (44 piezas a 10 millones de pesetas), 1992 (12 bienes a 25 millones) y 1994 (un conjunto por 14,8 millones), y ordenó su devolución al monasterio. El pasado 30 de noviembre, la Audiencia de Huesca ratificó dicha sentencia, al rechazar el recurso interpuesto por la Generalitat. En el auto, la Audiencia consideraba que los bienes en litigio forman parte de un “todo indivisible” y que la adecuada protección del patrimonio cultural “no es compatible con la desintegración de un conjunto monumental”. El Monasterio de Sijena, fundado en 1188 por la reina doña Sancha de Aragón, fue declarado monumento nacional en 1923.

Tras la ratificación de la Audiencia, el Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca dictó un requerimiento para la entrega de los bienes antes del 11 de diciembre. Ante el recurso de la Generalitat contra dicha orden, que según se ha conocido este lunes ha rechazado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el magistrado dictó una nueva providencia permitiendo a la Guardia Civil y a los técnicos del Gobierno de Aragón la entrada en el museo “incluso por la fuerza” a por las obras.

Y así se ha hecho. A las cuatro de la mañana, el dispositivo del Gobierno de Aragón, con el apoyo de la Guardia Civil, entró en el museo para identificar, embalar y después cargar las obras. Mientras en los alrededores del museo se sucedieron las protestas y se vivieron momentos de tensión durante toda la mañana principalmente por parte de grupos independentistas.

Entre las piezas que han llegado figuran tres cajas sepulcrales, 14 relieves en alabastro, siete pinturas sobre tabla y 20 pinturas sobre lienzo, todas ellas de entre los siglos XV y XVIII. Están tasadas en 2,3 millones de euros, según un informe redactado por el Museo de Lérida y utilizado durante el proceso judicial.

Las más valiosas son las siete expuestas en dicho museo: las tres cajas sepulcrales de las prioras, que están valoradas en 450.000 euros cada una, así como los cuatro relieves en alabastro del retablo de Santa Ana, tasados en 350.000 euros.

Tanto el juez del caso como el letrado del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena, Jorge Español, han procedido a identificar y revisar el estado en que han llegado las obras. A partir de ahora los técnicos las examinaran al detalle y procederán a acondicionar adecuadamente las estancias donde se expondrán.

Español, que no ocultaba su “alegría incontenible”, ha declarado que “ha sido un litigio durísimo, muy difícil”. Este letrado fue el que promovió la aplicación del artículo 155 de la Constitución para facilitar el rescate de los bienes, pero ha precisado que ha sido una orden judicial la que ha posibilitado su retorno, no política.

Mientras, los apenas 400 vecinos de Villanueva celebraron con una fiesta la llegada de los bienes del monasterio. También se ha hecho notar, con pancartas y su propio himno, la Plataforma Sijena Sí que ha luchado por el regreso de todas las obras artísticas de Aragón tanto del monasterio como de otras parroquias oscenses, un total de 112 obras de arte.

(Visited 16 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Andrés Villar
Periodista | + posts




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *