La Fiscalía alemana pide la entrega de Puigdemont a España por rebelión y malversación y que siga en prisión

La Audiencia Territorial del estado federado alemán de Schleswig-Holstein ha confirmado la recepción de la demanda de extradición a España de Carles Puigdemont que le ha cursado hoy Fiscalía de este land tras comprobar que la euroorden emitida por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena es “admisible” en su totalidad.

“El tribunal ha registrado el informe de la Fiscalía esta mañana. Ahora será analizado. No puedo decirles cuándo habrá dictamen. No existe un plazo límite para el pronunciamiento, pero entiendo que será rápido”, ha afirmado la juez y portavoz del máximo tribunal de Schleswig-Holstein, Frauke Holmer. Ha hablado incluso de “un par de días”. El plazo que suele tomarse como referencia son 60 días prorrogables otros 30, aunque hay procesos que pueden durar 48 horas o un año, dependiendo de la batalla legal que emprenda el afectado. La media, no obstante, es de 47 días.

La Fiscalía de Schleswig-Holstein ha pedido hoy la extradición de Puigdemont en los términos dictados por el juez Llarena, al considerar que los delitos de rebelión y malversación de caudales públicos esgrimidos por el magistrado español en la euroorden tienen equivalencia en el Código Penal alemán. La Fiscalía se ha pronunciado también a favor mantener en prisión del ex president por considerar que existe riesgo de fuga. Puigdemont permanece en prisión provisional desde el 26 de marzo.

La primera gran derrota legal de Puigdemont

Los abogados de Puigdemont han reaccionado lacónicos a la decisión de la Fiscalía alemana con el argumento de que entraba dentro de lo previsible en un proceso que dilucidará la Audiencia. La realidad, sin embargo, es que se trata de una importante primera gran derrota legal del político catalán, que se ha hecho representar en Alemania por uno de los letrados más relevantes en Derecho Penal Internacional. Se trata del letrado Wolfgang Schomburg, ex juez del Tribunal Constitucional y de los Tribunales para la extinta Yugoslaviay para Ruanda. Schomburg calificó el razonamiento de la euroorden de impreciso, superficial y aventuró que los delitos de rebelión y malversación no encajaban en el Código Penal alemán. De haber seguido el Ministerio Público alemán ese razonamiento, Puigdemont habría sido puesto en libertad.

Bien al contrario, para la Fiscalía General de Schleswig-Holstein, la demanda española es admisible. Se trata de una decisión relevante, pues al establecer un marco de equivalencia entre los delitos por los que se le acusa en España y el Código Penal alemán, la Fiscalía descarta que el ex presidente sea un preso político. Esa era una de las bazas de la defensa. Puigdemont se proclama perseguido por una especie de nueva Inquisición española.

“La acusación de rebelión contempla, esencialmente, la celebración de un referéndum inconstitucional a pesar de que eran de esperar enfrentamientos violentos”, destaca en un comunicado la Fiscalía, que considera que el delito de rebelión que imputa el magistrado del Tribunal Supremo puede ser equivalente al de alta traición que recoge el Código Penal alemán. En el caso alemán, el delito de alta traición requiere el uso o amenaza de violencia, de ahí las discrepancias que ha habido entre algunos juristas.

“No es exigible legalmente una coincidencia literal de los preceptos alemanes y españoles”, zanja la Fiscalía y argumenta que las fuerzas policiales españolas advirtieron que, tras los enfrentamientos violentos del 20 de septiembre de 2017 entre ciudadanos catalanes y la Guardia Civil, era de esperar una escalada de la violencia el día del referéndum.

Puigdemont, explica la Fiscalía, optó sin embargo por mantener la consulta pese a esas advertencias y comprometió a la policía autonómica a garantizar que los partidarios de la independencia pudieran participar en el referéndum.

Correspondencia con el Código Penal alemán

Las acusaciones de malversación de fondos públicos y de corrupción para llevar a cabo el referéndum ilegal secesionista del 1 de octubre de 2017, continúa la Fiscalía, se corresponden con el delito de malversación también recogido en el Código Penal alemán.

La decisión favorable de la Fiscalía a la detención y entrega del político catalán por los delitos que sustentan la euroorden del juez Llarena es resultado de un exhaustivo análisis jurídico, que ni siquiera se interrumpió durante la Semana Santa ante la relevancia del caso.

Puigdemont fue detenido en Alemania el pasado 25 de marzo, poco después de cruzar la frontera de Dinamarca. Tras su arresto, el juzgado de instrucción de la ciudad de Neumünster ordenó su ingreso en prisión al apreciar riesgo de fuga, dado que el líder soberanista fue detenido en tránsito a Bélgica, donde fijo su residencia tras huir de España el pasado mes de octubre y porque la respuesta de la Justica belga a la euroorden del juez Llarena podría serle más favorable.

 

(Visited 10 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Andrés Villar
Periodista | + posts




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *