Hamilton lidera el doblete de Mercedes

Lewis Hamilton no necesitó suerte en el Gran Premio de España para asegurar su segunda victoria sucesiva, el británico consiguió el trofeo a velocidad de crucero, con su compañero, Valtteri Bottas, segundo y Max Verstappen dirigiendo a meta su dañado Red Bull hasta el tercer cajón. Fue una jornada sin complicaciones para el líder del campeonato mundial, pero la prueba tuvo un arranque loco…
El poleman controló los procedimientos desde el inicio, con tres corredores diciendo adiós en la curva 3 en el instante en que los dos Haas perdían agarre por la parte externa y el de Romain Grosjean se giraba, causando una densa niebla de humo, antes de llevarse al Renault de Nico Hülkenberg y al Toro Rosso de Pierre Gasly por el camino.
Sin embargo, el defensor del título se mantenía fuera de problemas, terminando a unos impresionantes 20 segundos por delante de su socio para encabezar el primer uno-dos de las flechas de plata de la temporada, mientras Verstappen calmaba su arrojo para retener a Sebastian Vettel (Ferrari). El otro Red Bull, de Daniel Ricciardo —autor de la vuelta más rápida por tercera vez en cinco citas este calendario—, alcanzó la línea de llegada en solitario, quinto, en tanto que el único conjunto norteamericano de la parrilla se afianzó en un brillante sexto gracias a Kevin Magnussen.
Los incondicionales españoles en el Circuit de Barcelona-Catalunya también se fueron a casa felices, con los héroes locales Carlos Sainz —que finalizó séptimo con su Renault—, y el octavo clasificado Fernando Alonso (McLaren), garantizando puntos vitales para sus respectivos equipos. Y fue otro desenlace memorable para Charles Leclerc (Sauber), décimo posterior al Force India de Sergio Pérez.
La frenética salida vio a Hamilton alejarse desde la posición de preferencia, con Vettel favoreciéndose del rebufo para sobrepasar por el exterior a Bottas en la curva Elf y ocupar el segundo emplazamiento. Las máquinas austriacas igualmente proseguían sin daños, pero la carnicería ocurrió detrás de ellos.
El monoplaza de Magnussen luchaba por adquirir tracción, e inmediatamente a su zaga a un inquieto Grosjean se le esfumaba el control de su VF18 en el curvón, haciendo un trompo, que tenía como consecuencia que los desafortunados Hülkenberg y Gasly no pudieran evitarle, concluyendo todas sus carreras en la vuelta 1. La maniobra fue penalizada con la pérdida de tres casilleros en el próximo gran premio.
En medio del caos, que condujo inmediatamente a un periodo de safety car, Lance Stroll (Williams) lograba escalar del 18º al 12º y Leclerc del mismo modo se beneficiaba del infortunio de sus rivales para pasar al noveno.
Una vez se reanudaron las condiciones normales, Alonso, que había dejado escapar terreno al comienzo, dio a los fans algo por lo que animarse adelantando espectacularmente por el exterior a Esteban Ocon para volver a entrar en el top ten.
Si bien había mucho movimiento detrás de él, Hamilton iba silenciosamente a lo suyo, extendiendo su ventaja sobre Vettel a 6,5s en la vuelta 15. Su coéquipier estaba haciendo todo lo posible para intentar recuperar su plaza, pero no podía entrar en el rango de utilización del DRS. Y seguidamente Ferrari movió ficha en la rotación 18, llamando al tetracampeón primero para sustituir sus neumáticos por los blancos, reincorporándose en el séptimo. Mercedes reaccionó con Bottas, una vuelta más tarde siguiendo su ejemplo, pero una parada en boxes un poco lenta les costó caro, y el finlandés salió de manera agónica a continuación del alemán.
En esta etapa, los dos RB14 no solo permanecían libres de contratiempos, sino que estaban muy cerca del segundo Ferrari. Kimi Räikkönen peleaba con un falta de potencia en su SF71H, Verstappen le superó con facilidad, antes de que Ricciardo replicara la jugada, y el finés se vio obligado a despedir el día de forma prematura. El vigente campeón acudía al garaje en la vuelta 25, cambiando el compuesto blando por el medio y reintegrándose entre ambos Red Bulls, que aún no se habían detenido. Continuaron fuera por un tiempo antes de finalmente efectuar sus pitstops en una rápida sucesión, con el joven de ascendencia belga reapareciendo al frente del australiano, permitiendo a Hamilton recobrar su liderato en el giro 35, ahora con un margen sobre Vettel de 10s, con Bottas de nuevo tercero. Atrás de los líderes, hubo muchas disputas. Leclerc, rodando en P8, estaba demostrando ser un obstinado oponente para Alonso.
Y, acto seguido, la competición tomaba otro derrotero cuando el Force India de Ocon se detuvo en la curva Repsol, teniendo como efecto su abandono y debiendo ser desplegado el coche de seguridad virtual. Las escuadras mejor consolidadas aparentemente se encaminaban hacia una estrategia de una sola visita al taller, pero esto traería secuelas. Las ruedas del vehículo de Vettel tenían 22 vueltas de antigüedad en este punto, y los italianos no querían arriesgarse, pero el momento de gestión táctica elegido resultó inoportuno. Force India también convocaba a Pérez, y el cavallino se vio forzado a quedar inmovilizado hasta que el mexicano pasó, con el germano en última instancia regresando al trazado retrasado con respecto a Bottas y Verstappen.
La estrella holandesa de la compañía de bebidas energéticas se vio envuelto en un extraño incidente al tiempo que se acercaba el reinicio tras el VSC, dañando su alerón delantero al golpear levemente la parte trasera del Williams de Stroll, pero rodando en el tercer escalón y no siendo un daño crítico, optó por seguir en pista.
Stoffel Vandoorne (McLaren) se convirtió en la sexta víctima en retirarse, y entonces la renta de Hamilton sobre el otro W09 era de 17 segundos. No tendrá muchas tardes más fáciles en la ciudad condal, ​​eso es seguro. Así que, con el inglés que parece moverse sin esfuerzo en triunfos consecutivos —es el tercero en Montmeló—, toda la acción se desarrollaba a su espalda, y ver si Vettel podía aprovecharse del maltrecho apéndice frontal del prototipo de Verstappen. No pudo. El neerlandés resistió para obtener su primer podio de la temporada, un resultado muy necesario después de un preámbulo lleno de incidentes en la campaña 2018, que incluyó su colisión con Ricciardo en Bakú.
La conquista de Hamilton significa que ahora se encuentra a 17 puntos de Vettel en la clasificación de pilotos, con Bottas 20 por debajo del teutón, en tercer lugar.
Un conclusión perfecta para los de Brackley, que dominaron todas las sesiones en este fin de semana, ​​y ahora están por encima de Ferrari en el ranking de constructores.
Sin duda, los de Milton Keynes asimismo estarán contentos, completando su tercer top three correlativo en el GP español, pero los de Maranello tienen mucho en qué pensar tras la carencia de fiabilidad sufrida por Räikkönen y que un potencial segundo puesto para Vettel se escabullera.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *