La victoria de Vettel en Montecarlo extiende su liderazgo en el campeonato

Sebastian Vettel batió a su compañero de equipo en Ferrari Kimi Räikkönen este domingo en el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco, aumentando su ventaja por el título a 25 puntos por encima de Lewis Hamilton (Mercedes), que terminó en un distante séptimo puesto. Daniel Ricciardo completó el podio para Red Bull.

Un tardío período de safety car significó un frenético final de 10 vueltas, pero en la parte delantera la carrera se decidió en gran medida por la estrategia. Una primera tanda más larga para Vettel le permitió salir delante del polesitter y líder desde el comienzo, Räikkönen, después de sus únicos pasos por boxes. Ha sido el primer triunfo de la Scuderia en el Principado desde 2001.
Ricciardo, de manera similar, hizo uso del overcut para pasar al Mercedes de Valtteri Bottas y a su atónito coéquipier Max Verstappen, quienes, respectivamente, fueron cuarto y quinto en la línea de meta.
Carlos Sainz (Toro Rosso), en el sexto, fue ‘el mejor del resto’, con Hamilton detrás de él escalando desde el 13º en la parrilla. Completando los diez primeros, los Haas de Romain Grosjean y Kevin Magnussen, separados por el Williams de Felipe Massa.

El momento más dramático de la prueba llegó en la vuelta 60 cuando un ambicioso intento de adelantamiento por parte del sustituto de Fernando Alonso, Jenson Button (McLaren) sobre el Sauber de Pascal Wehrlein salió mal, haciendo que el monoplaza de este último se inclinara hacia su lado izquierdo contra el muro en la curva Portier. El alemán, afortunadamente ileso, era incapaz de escapar de su cockpit hasta que recibió ayuda. Y a la vez que era desplegado el coche de seguridad, el inglés llegaba hasta la chicane del túnel con daños en la suspensión delantera que le obligaron a abandonar en su regreso a la F1.
Räikkönen dirigía el grupo desde el primer momento, y pronto los dos SF70H se distanciaban del pelotón, aunque hubo una fase en medio del grand prix cuando los perseguidores Bottas y los Red Bull de Verstappen y Ricciardo eran más rápidos que los bólidos rojos. El australiano saltó por delante del finés y el neerlandés al parar más tarde. Los dos últimos lo hicieron mutuamente en la 33ª y 32ª vueltas, y el primero en la 38ª. Al belga de nacimiento no le hizo ninguna gracia.
Pero fue la parada de Vettel, en la vuelta número 39, la que le puso por delante de Räikkönen, que había hecho la sustitución de neumáticos cinco giros previamente. La maniobra asentó la competición a favor del tetracampeón, ampliando su puntuación en el campeonato a 129. La cara y actitud del finlandés en el podio sugirieron que estaba muy lejos de ser feliz. Ha sido una jornada en la que el overcut funcionó con más eficacia que el undercut, de manera que cuanto más tarde entraron al garaje, mejor.
Ricciardo estaba contento, especialmente cuando tocaba la barrera al salir de Ste Devote en el reinicio en la vuelta 67 y que por poco no era superado por Bottas y Verstappen. Se quedó por delante de ellos, con el holandés taponado detrás del Mercedes, para reclamar el escalón final del podio.
Sainz se llevó un excelente sexto, manteniendo a raya a un feroz Hamilton. El británico no fue competitivo hasta que sus rivales comenzaron sus entradas en talleres, y en las primeras 20 o más vueltas iba 10º después de adelantar a Stoffel Vandoorne (McLaren), al Renault de Nico Hülkenberg que se detuvo con su caja de cambios reventada y a Sergio Perez que hubo de cambiar el alerón delantero en su Force India. El tricampeón había subido hasta el sexto antes de su pitstop en la vuelta número 46. Perdió un solo lugar, con Sainz, pero no tenía el ritmo para sobrepasar al español, incluso cuando las distancias se reducían tras el vehículo de seguridad. Ahora tiene 104 puntos.
Romain Grosjean (Haas) consiguió llegar octavo, en un buen día para el conjunto estadounidense, ya que Kevin Magnussen se benefició de una colisión tardía, que dejaba fuera a Daniil Kvyat (Toro Rosso) después de que ser golpeado por Pérez en una batalla por posición en la Rascasse. El danés había estado bien colocado desde el inicio, pero cayó hasta el duodécimo en el cambio de ruedas, terminando décimo, por detrás del otro favorecido, Massa (Williams).
Jolyon Palmer, undécimo, fue el único superviviente de Renault, conteniendo a Esteban Ocon, ya que los Force India fracasaron finalmente en su logro de puntuar de forma reiterada en 14 carreras, o de mantener su registro de dobles puntos en todos los eventos de 2017.
Marcus Ericsson se sumó al día horrible de Sauber al estrellarse lentamente en Santa Devota, bajo régimen de safety car, y Vandoorne perdió la posibilidad de conseguir el último punto para McLaren haciendo lo mismo una vuelta más tarde. Lance Stroll (Williams) abandonaba poco después, con avería de frenos.

Ferrari marca un gran paso hacia el Mundial no sólo de pilotos, sino también de constructores, y además se anotaron su primer doblete desde Alemania 2010.

Andrés García
Periodista | + posts




(Visited 11 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *