Homeopatía

No es Medicina a pesar de su reconocimiento europeo que lo fue debido, muy probablemente,  a un buen trabajo de lobby.

Resultan pretenciosos y fuera de la realidad los intentos de situar a Hipócrates en el nacimiento de la Homeopatía, cuando lo que estaba iniciando era la Ciencia Médica. La Homeopatía no es una alternativa a la Medicina  por cuanto su práctica está en la sugestión de los enfermos.

La “duración de las consultas”  que los homeópatas pretenden utilizar como dato característico de este tratamiento, está fuera de lugar ya que  las consultas médicas tienen la duración necesaria en relación a la sintomatología que cada enfermo presente en cada caso, dado que cada paciente  puede tener  una respuesta  distinta  a cada enfermedad y a cada tratamiento.

En modo alguno, esa duración de la consulta es una exclusiva de la práctica Homeopática. El principio de no hay enfermedades sino enfermos, es uno de los muchos que rige la Ciencia Médica. Es en las  consultas médicas donde se confeccionan las historias clínicas del enfermo, que constituyen la base fundamental de los futuros tratamientos, dado que en dichas historias  constan tanto  las circunstancias personales, familiares, ambientales, etc. del paciente ( Dr. Marañón ).

Con arreglo a esto, los tratamientos en Medicina son individualizados para cada enfermo, como no puede ser de otra manera. Esta individualización tampoco es, evidentemente, ningún “invento“ de la práctica homeopática.

La Homeopatía maneja y trabaja con la  “mentalidad negativa y positiva“ del enfermo y trabaja y aprovecha la fortaleza de la mente para crear confianza o afianzarla cuando ya existe una predisposición. Además, trabaja la mente humana con tratamientos que no tienen base científica probada, se trata de la llamada pretendidamente “medicina naturista“, que carece de relación alguna con la experiencia y la evidencia científico-médicas.

En este sentido, ya ocurre en la Medicina  que la confianza en un Médico y la predisposición a su diagnóstico y tratamiento son muy buenos colaboradores para la curación del enfermo, pero esto  no es “un invento“ de la Homeopatía. Lo que ocurre es que el resultado de la práctica homeopática está unida únicamente a esa predisposición y mentalización de la persona respecto a esa pretendida “medicina naturista”, y eso constituye un severo riesgo para el enfermo.

Las Homeopatía no puede explicar los condicionantes o predisposiciones genéticos, ambientales, psíquicos y un larguísimo etcétera.

Está muy cerca de los medios esotéricos, que aunque fueron muy criticados por los clásicos, los homeópatas actuales los ponen en prácticas, manejando conceptos como “energía vital“ y “dinamización  de las sustancias“ en que consisten sus  “preparados“ para sus tratamientos.

No existe una evidencia científica de la eficacia terapéutica de la Homeopatía y esta afirmación corresponde a institutos y asociaciones internacionales, los cuales, afirman por el contrario, que está probado que usar la práctica homeopática  puede conllevar riesgos de salud, como efectos indirectos, al retrasar tratamientos médicos o interrumpirlos.

El efectos placebo es el que corresponde a la Homeopatía, que ofrece  prácticas menos desagradables que algunos tratamientos, pero con el efecto de dejar sin tratar la enfermedad subyacente, con grave peligro para el enfermo.

Los pacientes que eligen la homeopatía corren el peligro de no tener un diagnóstico precoz con el correspondiente tratamiento, empeorando las consecuencias de “inventos“ menos desagradables y pretendidamente más rápidos. La Medicina no está basada en la fe, es Ciencia  y , sin embargo,  la Homeopatía está fundamentada en la fe.

El ánimo y predisposición del enfermo intervienen de forma muy importante en la respuesta de los enfermos a los tratamientos médicos, pero un tratamiento no es solo eso.

(Visited 20 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Fernando Pelegrín
Periodista | + posts




Un comentario sobre “Homeopatía

  • el 26 Julio, 2017 a las 7:40 pm
    Permalink

    Muy bueno el artículo sobre la hemeopatía.
    Es una estafa y perjudica al paciente, retrasando un diagnóstico y tratamiento que podía
    mejorar o curar la enfermedad.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *