En camino rumbo a la sociedad del futuro

¿Quién, en su sana consciencia, se lo iba a decir, que una empresa sólida como Kodak, mundialmente conocida, con 85 % de la producción mundial de papel fotográfico, con 170.000 empleados, iba a desaparecer como tal, en tan solo 3 años (1998/2000), debido al advenimiento de las cámaras digitales? Aunque las cámaras digitales hayan sido inventadas en 1975, solo en la virada del milenio, ha tenido tal impacto. Kodak se vio forzada a repensar su negocio, transformarse totalmente, y volverse Kodak Express Soluciones Digitales. Muchos otros negocios se hundirán en los próximos 10 años, sin que las personas se percaten con anterioridad, de qué va a pasar. Eso, debido a que en la busca incesante de la evolución humana en este planeta,  no estamos muy atentos a los cambios profundos, a los nuevos avances tecnológicos y adónde todo ello nos lleva. Y ese nuevo “Puerto Seguro”, es lo que llamo de una sociedad galáctica de pleno derecho.

Con la divulgación de 6 mil patentes por parte del gobierno de Estados Unidos (antes clasificadas como de seguridad nacional), áreas como la Inteligencia Artificial, la Medicina, los nuevos coches eléctricos y autónomos (sin conductor),  la Educación, Agricultura, alimentación y puestos de trabajo, presentarán cambios drásticos. Las viejas soluciones ya no atienden a las exigencias de la moderna sociedad. El dinero, ahora respaldado por una riqueza real (el oro), tiende a la implementación de una moneda única, sea el “bitcoin”, o como quiera que se llame. El “trueque” vuelve a estar de moda. Y, con el tiempo, el dinero dejará de ser necesario.

Las energías renovables, limpias y baratas, reemplazarán al petróleo y sus derivados, a un coste asequible para todos. En la actualidad, el 45 % de los empleos son susceptibles de ser automatizados. El Banco Mundial eleva este porcentaje en los países de la OCDE, por encima del  60 %. Un único robot, según un estudio realizado en el National Bureau of Economic Research, en Estados Unidos, destruye 6 puestos de trabajo. Hoy en día, hay cerca de 1,5 millones de robots industriales que operan en el mundo.

Se prevé que entre 70 % y 80 % de los trabajos actuales, desaparecerán en los próximos 20 años. Otros serán creados, pero jamás en la misma proporción. Y el ciudadano ya no tendrá la necesidad de trabajar para vivir. En las modernas sociedades, hay abundancia de recursos para todos. ¡Es un mundo nuevo, que se abre delante de nuestros ojos!

Quieran o no, Airbnb es la mayor empresa hotelera del mundo, aunque no posee un solo edificio. Los taxistas pueden manifestarse cuanto quieran, en contra de  Uber, pero en el 2025, los coches eléctricos serán mayoría, y los autos sin un conductor físico, como los de Google, Tesla y Apple, coches tecnológicos y autónomos, dejarán de ser tan solo prototipos, y ganarán las calles, para desesperación de la industria automovilística. Uber es solo un software, no posee coches, pero es hoy la mayor empresa de taxi del mundo.

Los ordenadores  “inteligentes”

Las mejorías, tanto en el hardware cuanto en lo que se refiere al software, pueden ser observadas día a día, y su crecimiento es exponencial.  En Estados Unidos, los jóvenes abogados ya no encuentran trabajo, desde que IBM lanzó el Watson,  una tecnología pionera de computación cognitiva. ¿Qué significa esto? En el ámbito tecnológico, lo frecuente es que la persona se adapte a la máquina. Cuando trabajamos con ordenadores, lo hacemos de una manera impersonal, pulsando teclas, moviendo el ratón… Siempre en la forma que requiere el ordenador. En el caso de los sistemas cognitivos, es al contrario. IBM logra interaccionar de una manera similar a como lo hacen las personas:

  • Lee y entiende el lenguaje natural, con su riqueza de matices y giros lingüísticos.
  • Es capaz de  responder a preguntas complejas en pocos segundos, a partir de su avanzada capacidad para analizar grandes cantidades de datos. Ante un interrogante, formula hipótesis y escoge la respuesta en la que tiene mayor nivel de confianza, presentando su razonamiento.
  • Aprende de cada experiencia, así que cada vez es más inteligente. También es entrenado por los profesionales que lo utilizan, a medida que es “alimentado” con nueva información.

Con este tipo de tecnología, IBM está abriendo una nueva era en la historia de la computación. Según Forrester*, las máquinas inteligentes van a provocar el mayor cambio derivado de las tecnologías de la información hasta la fecha, ya que van a posibilitar que las personas seamos más eficaces, y estemos capacitados para hacer “lo imposible”. Los sistemas cognitivos pueden dar sentido al 80 % de los datos que los expertos llaman “desestructurados”, como vídeos, audios o imágenes, lo que puede arrojar luz sobre aspectos que hasta ahora han permanecido invisibles, y tomar mejores decisiones, apoyadas en esa información.

Además del asesoramiento legal (por ahora en asuntos no muy complicados), en tan solo algunos segundos, con un 90 % de seguridad – mientras que los asesores humanos ofrecen tan solo un 70 % de seguridad en ese tipo de orientación –  Watson también está presente en la Educación, en la Salud, en la industria automovilística, etc. Es capaz de diagnosticar un cáncer con cuatro veces más seguridad, que los oncólogos. Está transformando compañías de todo tipo, en cognitivas. En un futuro no muy distante, se prevé que habrá un 90 % menos de abogados en el mundo. Solo quedarán los especializados. Y en el 2030, los ordenadores serán más inteligentes que los seres humanos.

¿Adónde vamos?

Los primeros coches autónomos se pondrán a la venta en el 2018. En julio de este año, los taxis en Dubai pasan a ser autónomos (sin conductor). Y hacia el 2020, toda la industria automovilista se verá conmocionada. Nadie más tendrá un coche. Pedirás uno por teléfono, que se presentará a donde estás, y te llevará a donde quieras. Solo tendrás que pagar por la carrera. Y podrás ir trabajando por el trayecto. No existirán más aparcamientos, y estos serán transformados en parques. En todo el mundo, la flota de coches será algo como un 5 % ó 10 %, cuando mucho,  de todos los vehículos que existen hoy. Las ciudades ya no tendrán problemas de polución.

Cada año, mueren en el mundo, 1,2 millones de personas en accidentes de tráfico. Actualmente, sufrimos un accidente, por cada 100.000 Km. Con los nuevos coches autónomos, esa tasa bajará a 1 accidente por cada 10 millones de Km.  Y eso salvará a 1 millón de vidas por año. En el futuro, la mayor parte de la industria de automóviles irá a la bancarrota. Porque los fabricantes tradicionales tratan de conseguir mejores coches, mientras que las compañías tecnológicas, buscan construir un revolucionario ordenador con ruedas. Ingenieros de empresas como Audi o Volkswagen, reconocen estar aterrorizados delante de esa visión del mañana.

Las compañías de seguros tendrán graves problemas en un mundo casi sin accidentes. Las pólizas tendrán que ser 100 veces más baratas, y ese modelo de negocio tiende a desaparecer. Las ciudades serán totalmente diferentes, con mucho menos ruido, y utilizando energías limpias y renovables. Habrá un impacto creciente en la utilización de la energía solar, eólica y, quizás, energías libres. El agua potable será abundante y barata. Hoy, la potabilización  de agua salada solo necesita 2KWH/m3 de energía (que equivale a 0,25 céntimos/m3).

Facebook ya ha adquirido un software de reconocimiento facial. Y existe una aplicación llamada “Moodies”, capaz de detectar el estado de ánimo, a través de las expresiones faciales. También indican si uno está mintiendo o no. Y hasta el 2020, habrá otros software como ese. Y en el ámbito de la Sanidad, el Tricorder X Prize es un sistema médico, que funciona a través del teléfono, escaneando la retina del enfermo, tomando muestras de sangre, y registrando su aliento. Analiza 54 biomarcadores, capaces de identificar casi todas las enfermedades. Se tata de un sistema barato, que al popularizarse, hará que, en pocos años, todos los seres humanos tengan acceso a un análisis médico casi gratuito.

Impresión 3D

El precio de la impresora 3D más barata, cayó de 18 mil euros a 400 euros, en 10 años. En el mismo período, se hizo 100 veces más rápida. Hoy en día, todos los grandes fabricantes de zapatos ya han comenzado a imprimir zapatos en 3D. Algunas piezas de repuesto para aviones ya son impresas en 3D en ciertos aeropuertos. Y la Estación Espacial Internacional dispone actualmente de una impresora que reduce radicalmente el número de piezas de reposición, que era necesario transportar hace unos años.

Al final de este año, los Smartphones podrán escanear en 3D. Y cualquiera podrá escanear sus pies, e imprimir en su casa, unos zapatos perfectos y a medida. En China ya se imprimió por partes un edificio completo de oficinas, de 5 pisos. Se prevé que en el 2027, el 10 % de todo lo que se produzca, será por impresión en 3D…  Los Smartphones estarán cada vez más baratos, llegando a 10 euros en África y Asia. De ese modo, hacia el 2020, un 70 % de los seres humanos tendrán uno. Eso significa que tendrán igual capacidad para acceder a la Educación.  Cualquier niño hoy en día, ya puede tener acceso a la Academia Khan, y recibir enseñanza por internet, en los países del Primer Mundo. Ese programa fue cedido a Indonesia, y pronto se dispondrá en árabe y chino.

Los alimentos de cada día

No está lejos el tiempo en que tendremos un robot agricultor, por 100 euros.  La aeroponía propiciará un menor gasto de agua en los cultivos. Y la primera carne de ternera producida en laboratorio, ya está disponible. En el próximo año, estará más barata que la natural. Hoy, un 30 % de la superficie del planeta, se utiliza para alimentar el ganado. Esas tierras serán liberadas para otros usos. Ya hay iniciativas para introducir insectos en el mercado alimenticio, porque contienen más proteínas que la carne. Son etiquetadas como “Fuentes Alternativas de Proteínas”.

La esperanza de vida aumenta, en media, 3 meses, a cada año. El ritmo de ese aumento, también crece. Hacia el 2036, la expectativa de vida debe aumentar más de un año, a cada año. La gente vivirá más y mejor, hasta los 1000 años, como Moisés y otros personajes bíblicos.

En resumen, los nuevos emprendedores deben preguntarse, inicialmente, si en el futuro, “eso” será necesario.  Si la respuesta es positiva, “¿qué puedo hacer para que esa necesidad se produzca lo antes posible?” Y, si no puede hacerlo funcionar por teléfono, lo mejor será que se olvide de él. Pero el éxito o fracaso dependerá, en última análisis,  de la visión de futuro de los nuevos emprendedores. Y de estar atentos al rumbo de la vida en ese maravilloso planeta llamado Tierra.

 

*Forrester es una empresa independiente de investigación de mercados, que presta asesoría sobre el impacto de las nuevas tecnologías.

(Visited 67 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Maria Cecilia Teixeira
Periodista | + posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *